diumenge, 14 de maig de 2017

Sri Lanka 2017

Notas sobre Sri Lanka

El 4 de febrero de 1948 Sri Lanka se independiza de la Gran Bretaña. El 1956 el Partido de la Libertad se hace con el poder, con un programa basado en el nacionalismo cingalés. El nuevo gobierno, de mayoría cingalesa, empieza con mal paso. Primero pretenden denegar la ciudadanía a los “tamiles de plantación”, los que habían sido traídos desde la India por los británicos para trabajar en los campos de té. Intentan incluso, sin éxito, repatriarlos a su país de origen.

Después, pretenden que el único idioma oficial sea el cingalés, relegando el tamil, tan antiguo y arraigado en la isla como el primero. Tramita un proyecto de ley para privar del derecho de voto a la población hindú y musulmana de habla tamil, que, desde ese momento, ya no puede acceder a empleos y servicios gubernamentales. En 1970 se aprueba otra ley que favorece el ingreso de los cingaleses en las universidades en detrimento de los tamiles. Los estudiantes tamiles se levantan en una insurrección armada  que conlleva el estado de excepción en zonas tamiles.

Para colmo, en un país tan diverso, también en lo religioso, opta por apoyar y fomentar el Budismo, convirtiéndolo en la “religión” del estado. Un sector de monjes budistas se afianza en el poder promoviendo leyes que discriminan al resto de confesiones.

Todas estas medidas son la causa del inicio de un conflicto étnico que sumirá al país en el caos y la guerra civil.  En 1970 se crea Los Tigres de Liberación de Eelam Tamil  “Tigres Tamiles” que abogan por un estado tamil independiente. En 1971 se declara el estado de excepción en el norte. En 1981 un grupo de cingaleses incendia la Biblioteca de Jaffna que atesoraba varias joyas históricas del pueblo tamil.

En 1983 se produce una masacre de tamiles en Colombo, el llamado “Julio Negro”  en que 3000 tamiles son fusilados y sus inmuebles saqueados y quemados. La violencia se acaba propagando a otras partes del país. Ante la pasividad del gobierno, que, según algunas fuentes, no hizo nada para evitarla, cientos de miles de tamiles abandonaron el país o huyeron al norte. Mientras los cingaleses del norte se fueron hacia el sur.

Empieza así una guerra civil que durará 26 años y que provocará migraciones y más de 100.000 muertos. La guerra se acaba en 2009, tras acorralar y aniquilar a los últimos Tigres Tamiles. Pero el conflicto se cierra en falso. El gobierno arrasa todos los cementerios tamiles del norte, e incluso construye una base militar encima de uno de ellos. Pronto llegaron las acusaciones internacionales de masacres y crímenes de guerra.

El Gobierno de Sri Lanka ha rechazado hasta ahora investigar los abusos cometidos durante la guerra civil, tal como solicita el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC). La ONU solicita investigaciones periódicamente sobre la masacre civil, sin resultados hasta el momento.

En el momento en que se acaba la guerra se encontraba al frente del gobierno, el presidente Manida Rajapaksa (2005- 2015) del Partido de la Libertad. Un personaje de talante totalitario y numerosas acusaciones de abuso de poder (familiares y parientes ocupaban cargos oficiales y dirigían grandes empresas), que llegó incluso a cambiar la constitución ceilandesa para poder detentar el poder ilimitadamente. Tras llevar a cabo enormes y ruinosos proyectos urbanísticos financiados con capital chino, como un aeropuerto y un puerto que nadie utiliza, perdió las elecciones en 2015.

El nuevo presidente desde el 2015, Maithripala Sirisena, que se está replantando algunos de los proyectos iniciados por su antecesor, es visto por muchos como la posibilidad de empezar a caminar en la senda correcta. Hay que adoptar nuevas políticas que combatan el conflicto étnico generado por las políticas anteriores. Los problemas en el norte no se han solucionado del todo. Los ataques a musulmanes en el 2014 son solo un ejemplo. Un cambio de rumbo se hace del todo necesario si se desea preservar la paz.


MEDIO AMBIENTE

Otro de los retos a los que se ha de enfrentar el nuevo gobierno es el de la protección del medio ambiente, una asignatura urgente.

La deforestación es la mayor amenaza. A principios del S.XX  el bosque natural cubría el 70% de la isla. En 2005 se había reducido al 20%
Sir Lanka registra uno de los índices más altos de destrucción de bosque primario en el mundo.

El boom del turismo lleva a la construcción en lugares antes vírgenes sin demasiada atención al medio ambiente. Parece que mejorar la economía es lo prioritario ahora, con todos los riesgos que eso supone.


La fauna del país también paga un alto precio. Mas de 60 especies están en peligro de extinción: el elefante asiático, el langur de cara púrpura, o los cocodrilos de estuario, son solo unos ejemplos. El caso de los elefantes es especialmente grave. Se calcula que en el s. XVIII había en la isla unos 20.000 elefantes. Los británicos, aficionados a las partidas de caza, asestaron un  duro golpe a esta especie. Hoy se calcula que quedan unos 4000.

dimarts, 8 de novembre de 2016

 Article de Crític

Naomi Klein: “Hi ha una guerra entre el capitalisme i la Terra, i el capitalisme l’està guanyant”

Un calorós dia de juny de 1988, el científic James Hansen, director del Goddard Institute for Space Studies de la NASA, va declarar davant la Comissió d’Energia del Senat dels Estats Units que “el canvi climàtic no era un fenomen natural, sinó que està sent provocat per l’activitat humana d’acumulació de gasos d’efecte d’hivernacle a l’atmosfera”. Fa 27 anys!
Avui, un fred dia d’hivern de 2015, els governants del planeta reunits a França han aprovat el que autoanomenen “un acord històric” i “importantíssim” per frenar el canvi climàtic entre discursos grandiloqüents i aplaudiments enllaunats. El text definitiu de la Conferència Internacional sobre el Canvi Climàtic de París (COP21), jurídicament vinculant, estableix limitar l’augment de la temperatura mitjana del planeta per sota dels 2 graus, amb l’objectiu de situar-se en un increment d’1,5 graus.
Fora de les portes de la Cimera sobre el Canvi Climàtic les sensacions eren força diferents. La majoria d’organitzacions ecologistes i el moviment altermundialització protestaven als carrers de París contra un acord “insuficient”.
La hipocresia dels acords apareix en la part que no s’explica. Allò que cap president del govern que vulgui guanyar eleccions no dirà avui dia. Allò que cap de les empreses transnacionals mai no reconeixerà si vol seguir apujant el seu valor en la Borsa. L’objectiu dels 2 graus aprovat a París és, segons argumenta Naomi Klein, autora del llibre ‘Això ho canvia tot. El capitalisme vs. el clima’ (Empúries, 2015), “senzillament impossible” per a un mercat lliure i addicte al creixement. Experts del Centre Tyndall expliquen que, per mantenir els 2 graus de pujada de la temperatura global, “els països més rics haurien de retallar les seves emissions entorn d’un 8% o 10% anual”. Actualment, el ritme de creixement d’emissions globals està creixent en una mitjana del 3% o 4% anual.
L’informe de 2015 del WorldWatch Institute, titulat ‘Un mundo frágil. Hacer frente a las amenazas a la sostenibilidad”, posa damunt la taula dades esfereïdores:
— Augment de la temperatura. Des de l’any 1880 fins al 2009, la temperatura mitjana va pujar en 0,85 ºC. Ara l’objectiu de les grans potències és que almenys ara no passi dels 2 graus. Si no s’hi fa res, la temperatura pot pujar en les pròximes dècades entre 4 i 7 graus en el global del planeta.
— Descens del gel a les glaceres, sobretot a l’Àrtic. El nivell del mar augmenta. Això pot variar la freqüència i intensitat de les tempestes. La massa de gel de Groenlàndia s’encongeix a un ritme de 150 a 250 km3 de gel anualment des del 2002, segons dades de la NASA.
— S’ha acabat el creixement econòmic. Els jaciments energètics fòssils estan a punt del col·lapse. A escala global, es calcula que les pèrdues econòmiques associades amb desastres naturals es van multiplicar per cinc entre la dècada dels setanta i la dels noranta.
— Migrants climàtics. L’any 2050 podrien arribar a ser 150 milions de persones, segons dades de Greenpeace.
— Extinció d’espècies. El 15% i el 37% de les espècies del planeta es podrien extingir, fet que afavorirà l’augment de l’expansió d’espècies invasores i plagues.
— Malalties emergents d’origen animal. Cada any moren, segons l’OMS, 150.000 persones a causa del canvi climàtic, sobretot per la propagació d’epidèmies. El Panel Intergovernamental sobre el Canvi climàtic (IPCC) alerta d’un augment i extensió de les malalties infeccioses.
— Onades de calor més freqüents i més fortes. Les grans sequeres —sobretot a la zona de la mar Negra de Rússia i Ucraïna o al centre de Xina, grans productores de cereals— provocaran una disminució de les collites. Uns 800 milions de persones, és a dir, una de cada 9, ja pateixen fam crònica, i uns 2.000 milions de persones, gairebé la tercera part de la població mundial, viuen en països amb escassetat d’aigua. Les projeccions diuen que la humanitat creixerà el 36% el 2050.
Catalunya, com la majoria dels països de la Mediterrània, és una de les zones més sensibles. El delta de l’Ebre i els Pirineus són els dos indrets que més veuran canviar el seu paisatge i la seva manera de viure.
Si la situació supera aquesta línia vermella, els científics no tenen ni idea de què pot passar-nos. Ni idea. Probablement, segons denuncia Klein, “el canvi climàtic ho transformarà tot. Grans ciutats acabaran sota l’aigua, cultures antigues desapareixeran i els nostres fills passaran una part de les seves vides fugint de grans temporals i de sequeres extremes”.
Els països del Nord, el 20% d’habitants del planeta, provoquen el 70% de les emissions de gasos contaminants. El model de vida occidental i el seu sistema econòmic són les causes del problema. Ho explica el doctor en química orgànica per la UB Jaume Josa al seu blog de l”Ara’: “Les emissions van creixent i per això el problema del canvi climàtic empitjora. No ens enganyem, però, el gas més important en la seva contribució al canvi climàtic és el CO2 que prové de la crema de combustibles fòssils (el carbó, el gas natural i el petroli incloent-hi tots els derivats, gasolina, gasoli, querosè i altres)”.
Fins i tot el Pentàgon assegura que el canvi climàtic és “una de les principals amenaces a la seguretat” dels Estats Units. El canvi climàtic està provocant un augment preocupant d’inundacions, sequeres, destrucció d’hàbitats a les costes, conflictes militars, refugiats climàtics i fam. El gegant de les auditories Price WaterhouseCoopers ha publicat un informe en què adverteix les empreses que anem directes cap a un escalfament de “4 o, fins i tot, 6 graus”. L’exdirector del Centre Tyndall per a la Investigació sobre el Canvi Climàtic, Kevin Anderson, assegura que aquest escenari climàtic seria incompatible “amb el que avui entenem com a comunitat mundial organitzada, equitativa i civilitzada”.
El president nord-americà, Barack Obama, ha dit que “som la primera generació a sentir l’impacte del canvi climàtic i l’última generació que pot fer alguna cosa per frenar-lo”.
“És com si totes les alarmes es disparessin al mateix temps llançant senyals d’alerta i ningú no fes res per aturar-ho”, es lamenta Naomi Klein. Els grans poders mundials no han aconseguit fer el que els científics demanen per lluitar amb propostes realment estructurals contra el canvi climàtic. Des que els governs del món van començar a negociar per posar-hi fi, a finals dels anys noranta, les emissions globals han augmentat el 61%. El problema no és que no s’estigui solucionant; està, segons tots els estudis científics, empitjorant.

Per què carai no fan res contra el canvi climàtic?

La tesi de la periodista i activista Naomi Klein és que els poders econòmics i polítics globals no s’esforcen a reduir l’emissió de gasos contaminants perquè les coses que es podrien fer “entren en conflicte fonamental amb la ideologia que sustenta el capitalisme desregulat”. Actualment, segueix, “estem aturats perquè les accions per evitar la catàstrofe són summament amenaçadores per a una elit minoritària que té el control sobre l’economia, el procés polític i la majoria de mitjans de comunicació”.
El problema és que, segons denuncia l’informe del prestigiós WorldWatch Institute, “salvar el clima requereix reconsiderar els mecanismes fonamentals del sistema econòmic del món: el capitalisme”.
“Salvar el clima requereix reconsiderar els mecanismes del capitalisme”, defensa el WorldWatch Institute
El problema és que, segons Klein, les propostes científiques per lluitar contra el canvi climàtic arriben en el pitjor moment històric: el de la victòria del neoliberalisme. “Aquests últims 30 anys han significat la victòria de les grans corporacions transnacionals, els grans tractats de lliure comerç mundial, la desregulació total del sistema econòmic, l’afebliment del poder polític dels governs i l’augment de les grans desigualtats econòmiques. La fi de la història de Fukuyama. El There is No Alternative de Margaret Thatcher”. La conclusió de Klein, doncs, és aquesta: “No podem solucionar la crisi del canvi climàtic sense un profund canvi ideològic”.
Ho explica ella mateixa, en 10 minuts, en aquesta entrevista a Democracy Now! d’Amy Goodman.
La idea central del llibre ‘Això ho canvia tot’, de Naomi Klein, és que:
1) Anem per una carretera de contaminació, consum, pujada de temperatures, que ens porta al desastre absolut com a planeta.
2) No hi ha solucions a mitges ni pegats sostenibles dins d’aquesta carretera. L’única solució passa per sortir de la carretera. És a dir, “cal canviar coses realment fonamentals del nostre sistema econòmic capitalista”.
3) La bona notícia és que “les coses que necessitem canviar ja estan trencades igualment” i que la lluita contra el canvi climàtic passa per “posar fi al creixement de la desigualtat social invertint milions de dòlars en infraestructures públiques, en recerca científica, en educació i en salut”. Segons ella, “no es pot lluitar contra el canvi climàtic sense lluitar contra la desigualtat”.

Per què el poder econòmic no permet lluitar contra el canvi climàtic?

Klein es pregunta: “Com podien els nostres governs invertir en serveis i infraestructures públiques de carboni zero quan l’àmbit públic estava sent desmantellat i privatitzat? Com podien els governs regular i gravar amb impostos les empreses de combustibles fòssils quan s’estava reduint la pressió fiscal al mínim? Com podia rebre suport el sector de les energies renovables quan el ‘proteccionisme’ s’havia convertit en un tabú?”. El moviment climàtic, segons la periodista i exprofessora de la London School of Economics, havia d’haver qüestionat la ideologia que impedia realitzar avenços ambientals i, en canvi, “va perdre dècades precioses tractant de resoldre la crisi del clima dins el motlle del capitalisme desregulat”.
Conclusió final de Klein: hi ha una guerra entre el capitalisme i la Terra, “i el capitalisme l’està guanyant”
El comerç globalitzat i lliure de traves, gràcies a tractats de lliure comerç, va provocar principalment l’exportació massiva de productes a llarguíssimes distàncies —amb mercats emergents com la Xina— cremant carboni sense pietat i la importació d’un model de producció, consum i agricultura malbaratador basat en el consum de combustibles fòssils.

D’acord, però i quina solució proposa Naomi Klein?

Sectors conservadors i empresarials acusen sovint les organitzacions ecologistes i altermundialitzadores de no aportar solucions factibles en el curt termini per solucionar la gravíssima crisi del canvi climàtic. Klein, al llibre, de més de 600 pàgines, desgrana la lluita del moviment climàtic, les seves victòries i les seves propostes. El resum seria, en paraules seves, que “el que necessita el clima per evitar la desfeta és una contracció del consum de recursos per part de la humanitat”.
El llibre, lluny de les propostes ambientals clàssiques de les cimeres mundials i, fins i tot, d’algunes organitzacions ecologistes, proposa un canvi complet del model econòmic si realment es vol aturar el canvi climàtic:
— Transformar l’economia per ser menys intensiva en l’ús de recursos naturals i, en particular, de combustibles fòssils.
— Protegir els sectors de població i les nacions empobrides més vulnerables al canvi climàtic, sobretot de les sequeres, de les inundacions i dels desastres naturals. Per exemple, el reconeixement real dels drets dels pobles indígenes a protegir immenses parts del món de l’extracció contaminant.
— Augmentar la fiscalitat sobre els principals responsables de la crisi climàtica per sostenir el cost econòmic de la transformació de l’economia. Un dels punts clau és la regulació del comerç mundial.
— Potenciar l’expansió i la creació de llocs de feina en sectors de baix consum de carboni ja existents en la nostra economia. Fins i tot, promoure una renda bàsica per a tots.
— I, sobretot, una idea: “No es tracta de dir que necessitem molts diners per canviar el model econòmic, sinó de convèncer-nos que hem de pensar de manera radicalment diferent perquè aquests canvis siguin possibles”. La qüestió clau és que, per a la periodista canadenca, “no cal fixar-se tant en la transició d’una energia contaminant a una de verda o dels automòbils al transport públic, sinó que cal desmuntar els mecanismes del poder i els obstacles ideològics que han impedit fins ara que cap de les solucions proposades pels ecologistes s’imposi”.
Conclusió final de Naomi Klein i el seu best-seller ‘Això ho canvia tot’: ara mateix hi ha una guerra entre el capitalisme i la Terra, “i el capitalisme l’està guanyant”.

http://www.elcritic.cat/actualitat/no-es-el-canvi-climatic-es-el-capitalisme-7234


 

diumenge, 12 d’abril de 2015

Avui penjo un escrit que no és meu, però penso que és força interessant.

RELAT D’UN TARANNÀ GENS RECOMANABLE
Desprès de llegir les manifestacions publicades en el 772.CAT, per la secció local del PSC-PSOE, en relació a la gestió municipal d’Alternativa, durant el mandat del 2003-2007, i la denuncia a la Fiscalia Anticorrupció, per part del govern municipal, al nostre candidat Joan Playà, el mateix dia que fèiem la presentació de la nostra candidatura, em van venir a la memòria els comentaris que em va fer una persona, que estava vinculada a l’Ajuntament, en els primers anys del govern socialista (2007-2011).
durant aquest temps he vist com, a poc a poc, i de manera irracional, s’han anat desmuntant, esborrant, intentant aniquilar, elements claus que van fer que aquest poble fos una opció per viure. Poca qualitat democràtica, minsa intel·ligència i això sí, molta mala llet. Però no ha estat això. Allò realment dur ha estat haver de treballar amb uns paràmetres absolutament absurds. Unes directrius polítiques l’única obsessió de les quals ha estat sempre desmuntar allò que vau trigar 16 anys en construir. Tan se val que es fes mal al poble, la qüestió era que no quedés rastre de la vostra tasca de govern, dels vostres esforços de construcció local, de les vostres apostes de futur, dels vostre compromís social, cultural i ambiental. Tot el que s’ha fet ha estat únicament per mirar d’esborrar-vos de la memòria col·lectiva i per comprar vots. Que trist.”
En aquell moment vaig pensar que aquesta actitud tant bel·ligerant i agressiva envers Alternativa, seria passatgera, però no, veig amb pena, com  aquesta dèria i obsessió malaltissa segueix dins seu. Tanmateix sembla que encara no ens han perdonat que fa 25 anys, ens poséssim al capdavant d’un moviment social, que va suposar la fi del mandat del primer alcalde del PSC-PSOE. I que avui, desprès de tants anys seguim vius i amb un gran suport ciutadà. Res del que fan però és aleatori o innocent, es una estratègia de destrucció cap el seu principal enemic polític i utilitzaran tots els mitjans al seu abast, per desacreditar la gent i l’obra d’Alternativa. Les seves maniobres van acompanyades de la complicitat i la col·laboració de CIU, els seus companys de govern, que molt “gentilment” els hi van oferir l’alcaldia, desprès d’haver signat un acord de govern amb Alternativa. 

Joan Comellas Playà

Ex-regidor d’Alternativa

divendres, 30 de gener de 2015

Política municipal

Sinvergüenzas de manual


A nadie se le escapa a estas alturas que los grandes partidos, como PSC o CiU disponen de manuales de actuación para ayudar a aquellos grupos municipales que carecen de un proyecto y de ideas propias sobre como gobernar su municipio.

Basta comparar lo que se ha hecho en diferentes municipios del mismo color político para darse cuenta que siguen un patrón común que se repite una y otra vez. Un mismo modelo de actuación que tiene como primer objetivo, cuando no único, garantizar la continuidad del grupo político en el Ayuntamiento.

Un ejemplo muy claro lo hemos tenido en Castellbisbal, en dónde el PSC ha seguido al dedillo el programa de actuación que se repite en otros municipios cercanos. Nada más llegar al Ayuntamiento, los miembros del PSC y en estos últimos cuatro años también los de CiU, que nunca antes habían participado en las diferentes entidades del pueblo, empiezan a hacer acto de presencia en todo tipo de eventos.

Atendiendo a los hechos, el manual parece prescribir tres acciones respecto a las entidades locales:

1.- Hacerse con el control de estas entidades colocando personal del partido en los órganos de gobierno. Tratar de eliminar aquellas personas que no son de su cuerda e impedir la participación activa de aquellas que estén relacionadas con otras formaciones políticas.

2.- Crear nuevas entidades, y si conviene también plataformas, formadas o dirigidas por simpatizantes del partido desde las que se organizan actos financiados, y a menudo también organizados, por el mismo Ayuntamiento.

3.- Intentar hacer desaparecer aquellas entidades que no son de su cuerda, eliminando subvenciones o despojándolas de sus funciones. Un ejemplo lo tuvimos en Castellbisbal con la desaparición del grupo ecologista DEMAC. Después de hacer público varios delitos ambientales cometidos por el PSC se le sometió a una lucha sin cuartel, apropiándose de actividades que siempre había realizado esta entidad, como la Fiesta del Árbol, amenazando y poniendo en peligro el puesto el trabajo de uno de sus miembros, después de presionar a la empresa en la que trabajaba para que lo despidieran.

La cuestión es mantenerse en el poder, aunque sea dividiendo y destruyendo el rico tejido social y cultural que se había ido formando con tanto éxito en los años anteriores.

dissabte, 6 de setembre de 2014

Viajando por Etiopía

Transporte Público en Etiopía

Viajar en autobús en Etiopía supone, siempre, levantarse muy temprano. En mi primer viaje, entre Addis Abeba y Bahar Dar, teníamos que presentarnos en la estación a las 5 de la mañana. La hora de salida estaba prevista para las 5.30, pero no salimos hasta las 6. Unos 10 minutos más tarde atropellamos a un pobre peatón que cruzaba por un paso de cebra. Víctima, conductor y policía se marchan al hospital y nos dejan, autobús al completo, en plena calle. Seis horas estuvimos esperando pacientemente hasta que apareció un nuevo bus, mucho peor y menos confortable que el primero. Recogimos nuestro equipaje y, por fin, emprendimos viaje hacia Bahar Dar, a donde llegamos a las 10.30 de la noche. El bus tenía que haber continuado ruta hacia Gondar, último destino, pero ya era de noche, y en Etiopía los buses no pueden circular a esas horas. Aquellos cuyo destino era esa ciudad, a unas 3 horas más de viaje, tuvieron que pasar la noche en Bahar Dar. Por supuesto, sin compensación alguna.

Peor imposible

El día 27 de julio nos presentamos en la estación de autobuses de Gondar a las 5.15 de la mañana, 15 minutos antes de la salida del bus que nos había de llevar hasta Axum. El bus estaba lleno a rebosar. Paquetes, cajas y maletas iban subiéndose a la vaca del bus. Nuestros asientos estaban ya ocupados, y ante la negativa de los ocupantes a cedérnoslos decidimos subir con nuestras maletas, esperando que alguien pusiese orden a semejante caos. Nada, ni el revisor consiguió que nos dejaran nuestros sitios. Eso sí, sacó del bus a algunos que no tenían billete y nos ofreció dos asientos. A mí, al lado de dos ancianos, nada contentos con el apretujón, y a Nieves en el mismo pasillo, en un pequeño reclinable adosado. De golpe entra un muchacho y me dice que tenemos que subir el equipaje a la vaca. Le digo que no. Todavía estamos dudando sobre si nos quedamos allí. Tenemos por delante 11 horas de viaje, en teoría, y en aquellas condiciones nos parece que va ser muy duro… Como insiste en llevarse las maletas accedo a pagarle lo que me pide por dejarlas allí, 50 Bir, unos 2 euros. Como no tengo cambio le doy 100 y espero que me devuelva el cambio, cosa que no sucede jamás. Horas mas tarde, cuando ya hemos intimado con los compañeros de viaje, nos dicen que el personaje en cuestión era un ladrón y que nunca tendremos el cambio…

Momento de duda

Viendo la cara de Nieves accedo a bajar del bus y tomar un avión hacia Axum. Se disponía a bajar cuando el bus arranca. Debían ser las 6 de la mañana. Nos quedamos. La experiencia promete. Nos espera un viaje largo y lleno de incidentes. Pero, al fin y al cabo, eso es África, y viajar por tierra, la mejor manera de conocer este continente.

Empieza la aventura

Hacía las 9 de la mañana paramos para desayunar. No obstante, no vemos nada comestible, a parte de unos bollos de pan, que no dudamos en comprar. El hambre aprieta. Allí conocemos a Martín, un vasco de Hondarribia que pretendía subir en nuestro bus. Imposible, está abarrotado. Al final consigue asiento en otro que cubría gran parte de la ruta hacia Axum. Algunos pasajeros han aprovechado para ir de compras y suben al bus con un buen puñado de gallinas. Los dos ancianos que tengo al lado han comprado 3 o 4 gallinas cada uno y, claro está, las colocan en el suelo, encima mismo de mis pies. Ya ni puedo moverme sin que las aves protesten. Seguimos viaje.


El paisaje sigue siendo espectacular. Montañas y más montañas. Desfiladeros que caen verticales justo al lado de la carretera. Curvas tan cerradas que obligan a reducir la marcha aún más. La carretera, aún sin acabar, está en obras y en una de las curvas, completamente enfangada, se ha quedado atrapado un trailer de dos contenedores. Detrás, sin poder pasar, algunos otros camiones, vehículos particulares y dos buses, uno de ellos el nuestro. Hemos de esperar un buen rato, hasta que una escavadora consigue remolcar el camión y subirlo hasta una zona sin barro. Durante la espera intimamos con algunos de los pasajeros. Empezamos a hacer buenos amigos. El anciano que tengo al lado se fija en mi diario y les dice a unos jóvenes que están al lado y me hacen de intérpretes, que la hombre le gusta mucho mi escritura, y que le recuerda cuando él iba a la escuela. Un poco más arriba otro vehículo se ha quedado atascado y, de nuevo, tenemos que esperar. Un buen momento para, aprovechando la confianza, poder tomar algunas fotos de nuestros acompañantes, tarea no siempre fácil en Etiopía.


Hacia las 6 de la tarde llegamos a la ciudad de Shire. Allí tomaremos, con la ayuda de uno de nuestros nuevos amigos, un minibús hacia Axum, a donde llegaremos hacia las 7.30 de la noche. Nada más ni nada menos que 14 horas después!! En esas, con todo el ajetreo, no habíamos hecho ninguna otra parada para comer, y yo estaba hambriento. 

 Pinchazo de camino a Harar...


 

dilluns, 3 de febrer de 2014

LEY GALLARDÓN

Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada

Defiende el PP que con la Ley Gallardón sobre interrupción del embarazo se pretende proteger a la mujer y al no nacido. ¿Es eso compatible? La multitudinaria manifestación celebrada en Madrid, y con personas llegadas de diferentes lugares de la geografía española, parece demostrar que no.

La actual ley española que regula el aborto surge en respuesta a una situación dramática que castiga, sobretodo, a las mujeres con menos poder adquisitivo. Durante muchos años, las mujeres que quedaban embarazadas pero no podían o no querían ser madres se veían obligadas a ponerse en manos de personas no profesionales para interrumpir el embarazo, poniendo en grave riesgo su salud. Las mujeres de clase acomodada siempre lo han tenido más fácil, en sus clínicas privadas o marchándose a Londres. Porque todas, sea cual sea su clase social, lo han hecho siempre.

Resulta curioso que el mismo gobierno que ha reducido a mínimos la Ley de Dependencia, que ha acabado prácticamente con el sistema de salud pública, a costa de recortar el presupuesto, que ha retirado la tarjeta sanitaria a tantas personas de este país, privándolas de los tratamientos que estaban recibiendo, que ha reducido las ayudas sociales, en definitiva, que pone en riesgo la vida de tantas personas, diga que quiere proteger a los no nacidos.

O sea, que hay que garantizar que todos los embarazos se consumen en niños y niñas que vengan al mundo, aunque luego se mueran de pena, porque fueron niños no deseados o porque sus familias no pudieron darles las mínimas condiciones de vida. Y todo gracias al gobierno, al que parecen importarle mucho los no nacidos, pero para nada los que ya están en este mundo.

Curiosamente, los que promueven la Ley Gallardón son también los que apoyaron la ilegal guerra de Irak que ha costado y está costando, la muerte de cientos de miles de inocentes, ancianos, mujeres y niños. O los mismos que quisieran restablecer la pena de muerte.


Es una muestra más de la gran hipocresía de la derecha española. Nuestros talibanes fanáticos, que pretenden llevarnos de nuevo a la oscuridad de otros tiempos pasados. Eso sí, absolutamente convencidos de tener la razón y estar en posesión de la verdad.

dijous, 14 de novembre de 2013

ABORÍGENES AUSTRALIANOS

NOTAS SOBRE LOS ABORÍGENES AUSTRALIANOS


Se dice que los aborígenes australianos constituyen la sociedad con la historia más larga del mundo, con unos orígenes que datan de la época glaciar. Los primeros restos conocidos se remontan a 70.000 años atrás y el llamado “Gracile”, con 50.000 años, se considera el antepasado directo de los actuales aborígenes. Fueron los pioneros en enterrar y honrar a sus muertos, en tener organitzaciones sociales complejas, en establecer redes comerciales, en adornar su cuerpo y en desarrollar el arte. Las pinturas ruprestres encontradas en algunas cuevas son miles de años más antiguas que las de Altamira.

Se calcula que cuando los británicos se instalaron en Australia, a finales del siglo XVIII, había unos 750.000 aborígenes, con unas 250 lenguas, algunas completamente diferentes. Pero los británicos consideraron este continente como “terra nullius”, o sea, tierra de nadie, y, por tanto, la ocuparon y obligaron a sus habitantes originarios a marcharse a otras zonas. La persecución a la que se les sometió, las cacerías, como si de animales se tratara - matarlos no estuvo castigado por la ley hasta 1920 -, y las enfermedades que el hombre blanco llevó consigo, hicieron que en 100 años de ocupación, la población aborigen quedase reducida a pequeños grupos en el centro y norte de Australia. En la costa y en lugares como Tasmania, se aniquilaron casi completamente. De los casi 18 millones de habitantes con los que cuenta hoy este continente, sólo unos 300.000 son aborígenes, y sólo unos 40.000 no tienen sangre blanca.

Hasta el año 1967 no se les concedió la ciudadania australiana, a ellos, que llevaban 50.000 años en el país. Detrás quedaba una historia de horror, un auténtico genocidio. Durante años, los hijos se separaban de sus padres y eran llevados a centros en donde crecían sin sus progenitores, alejados del clan, de su cultura y su lengua, para ser educados de manera occidental. Un auténtico drama humano, recogido y explicado con detalle en el libro “La Generación Robada”. Después de años organizándose e intentando, infructuosamente, y por vía legal, que se reconocieran sus derechos, por fin lo consiguen. El gobierno australiano, presionado internacionalmente y por grupos de ciudadanos australianos concienciados y horrorizados por tal injusticia, acaba concediéndoles la ciudadanía, e incluso les reconoce el derecho a reclamar la tierra de sus antepasados.

Estas muestras de buena voluntad han quedado sólo en eso en la mayoría del país. En el estado del norte (Northen Territory), los aborígenes han reclamado casi el 50% del suelo. Se trata de zonas desérticas o casi desérticas y de jungla, en donde el hombre blanco nunca se ha establecido, por tratarse de lugares inhóspitos y peligrosos. En el estado del sur, (South Australia), han conseguido un 10% del territorio. El 8% se encuentra en una zona desértica del norte muy contaminada por las pruebas nucleares que los británicos realizaron allí en los años 50.  En el oeste, (Western Australia), controlan un 13%. Y en el resto de estados, Queensland, Victoria, y Tasmania, los más poblados por el hombre blanco, la porción es insignificante y los derechos de los aborígenes están muy limitados.

El mal está hecho y es de difícil reparación. Hoy siguen sin comprender el absurdo de una sociedad que se considera propietaria de la tierra y que ha sido capaz de destruirla por el simple afán de lucro. Algunos de los que viven en la ciudad dan bastante pena, se les ve fuera de lugar, deambulando todo el día por las calles, sentados en grupos bajo los árboles, en parques y en los bosques que rodean las ciudades y pueblos. El alcoholismo es una plaga. La mayoría parecen ebrios y en general son reacios a relacionarse con el hombre blanco. A pesar de que Australia es unos de los paises con más alto nivel de vida del mundo occidental, la esperanza de vida de los aborígenes es 22 años más corta. Por cada 100.000 aborígenes, hay más de 1.700 en prisión. Tienen el triste record de constituir la más alta proporción de población carcelaria del mundo.

Son la estampa tristísima de un pueblo con una cultura milenaria del que todavía podríamos aprender muchísimas cosas, como el respeto por la madre tierra, los animales, las plantas. Para ellos, todo tiene una explicación. Poseen una historia para cada cosa  y para cada lugar. Sus Seres Ancestrales, aquellos que crearon el mundo, les pidieron que lo cuidasen y no cambiasen nada. Todo debía permanecer igual. Desafortunadamente, el dios de los invasores parecía tener otro mensaje, “Creced, multiplicaos, dominad la tierra y a todos los que encontreis por delante”.

Afortunadamente, existen algunos lugares, remotos, en donde todavía pueden encontrarse algunas comunidades bien vivas, que procuran preservar sus costumbres y tradiciones y todo el legado cultural que adquirieron durante generaciones. Lugares que el hombre blanco no encontró apropiados para establecerse, o carentes de interés para ser explotados, y que hoy convertidos en reservas, sólo pueden visitarse con un permiso especial.

La simplicidad de su tecnología contrasta con la sofisticación de su cultura. Religión historia, leyes y arte se integran en ceremonias complejas que representan las actividades de sus antepasados y dictan códigos de comportamiento y responsabilidades para proteger la tierra y a los otros seres vivos. Sabiduría y conocimientos obtenidos durante milenios permiten a los aborígenes sacar el máximo provecho de su medio. Un preciso conocimiento del comportamiento animal, i del tiempo correcto para la recolección de plantas, frutos y hierbas medicinales, les aseguran la supervivencia, incluso en las áreas más inhóspitas del continente. Como otros pueblos cazadores y recolectores, los Aborígenes Australianos son los verdaderos ecologistas.

Los aborígenes australianos son un pueblo muy pasional y sensible, en que los hombres lloran igual que las mujeres. Hombres y mujeres son iguales, sin discriminaciones por el sexo, y duros como las rocas, requisito indispensable para sobrevivir en ese territorio. La muerte para ellos no tiene el significado fatídico que tiene para nosotros. Simplemente vuelven a la tierra de donde provienen.